La Diputación destina su remanente de tesorería a mejorar la Red Provincial de Carreteras

La Intervención General de la Diputación de Valladolid está finalizando la liquidación del presupuesto general correspondiente al ejercicio 2014. Aunque aún no se conocen las cifras definitivas de dicha liquidación, todo apunta, según la Institución, a que de nuevo se producirá un remanente de tesorería para gastos generales no comprometido, ya que “se ha mantenido la línea de racionalización del gasto de los últimos años”.

Dicha racionalización “ha supuesto una eficacia en la gestión”, apuntan las mismas fuentes, que posibilitará al equipo de Gobierno que preside Jesús Julio Carnero, utilizar los remanentes de tesorería, ya que la Diputación de Valladolid cumple con todos los requisitos que marca la ley de control de la deuda en el sector público. Estos requisitos son no superar los límites que fija la legislación reguladora de haciendas locales en materia de autorización de operaciones de endeudamiento, cumplir con el periodo medio de pago a los proveedores, no superando el  plazo máximo de pago previsto en la normativa sobre morosidad, y simultáneamente tener superávit y remanente positivo.

En consecuencia, la Diputación de Valladolid destinará el superávit disponible, y siempre que la normativa legal lo permita, al mantenimiento y conservación de la Red Provincial de Carreteras, con el fin de seguir mejorando la seguridad vial de las mismas. Todo ello enmarcado en una línea de trabajo de “continua reducción del endeudamiento de la Institución, que sigue siendo uno de los pilares básicos en la acción de gobierno de la Diputación de Valladolid y que permitirá garantizar el esfuerzo inversor en los próximos años”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *